Huerto Urbano

El huerto urbano en primavera

Huerto urbano en primavera
Escrito por Pablo Pellicer

Después de la fría etapa invernal, nuestro huerto urbano adopta en primavera unos colores mucho más vivos, siempre dominados por las tonalidades verde pastel. Ésta es la época ideal para iniciar los trasplantes de los planteles a nuestro huerto.

¿Qué podemos plantar en el huerto urbano?

En este sentido, son muchas las hortalizas que se adecuan a ésta época del año, entre las que podemos destacar algunas muy populares como el tomate, el melón, las patatas, los pimientos o las berenjenas. Con ellas, es muy recomendable también tener en cuenta las asociaciones, tanto entre ellas mismas, como con las plantas aromáticas.

Las plantas aromáticas traen consigo un color y una vida muy especiales a nuestro huerto urbano, ya que tanto pueden atraer insectos para la polinización como repeler aquellos que atacarían el huerto. Ésta es una época buena para hacer esquejes de diversas plantas plurianuales, como el tomillo o el romero, pero también lo es para plantar. Algunas aromáticas interesantes para ello pueden ser el estragón, el eneldo, la menta o la albahaca. Precisamente es con ésta última, donde encontraremos una muy buena asociación con el tomate y otras solanáceas.

¿Cuáles son las principales tareas a tener en cuenta en mi huerto urbano?

Como es lógico, las nuevas plantaciones llevan consigo una serie de tareas imprescindibles para que nuestro huerto urbano pueda tirar adelante.

Una cuestión fundamental, es asegurar la buena fertilidad y estructura de la tierra. Para ello, es necesario mantener una buena cantidad de materia orgánica (MO) así como una estructura franca de la tierra, que permita el correcto desarrollo de las raíces en ésta. Con esa finalidad, una de las acciones más importantes sería mullir la tierra, removiéndola para favorecer el buen desarrollo de las raíces a posteriori. En este aspecto, es siempre muy positivo cubrir nuestro cultivo con mulch (que suele estar formado por material vegetal, como la paja).

Colocando mulch encima del suelo de nuestro huerto urbano ayudaremos a protegerlo de los rayos del sol, minimizar la evaporación de agua, proteger su estructura y favorecer la actividad de los microorganismos beneficiosos que habitan en él.

Seguidamente, después de cada trasplante es importante regar con abundante agua. Así se favorece el contacto de la tierra con las raíces. Una vez finalizada esta primera etapa, no conviene olvidar el agua. Por ello, es importante mantener siempre la tierra húmeda de nuestro huerto urbano.

Ahora ya, ¡sólo nos falta seguir mimando nuestro huerto y estar atentos para cuando dé sus primeros frutos!

Acerca del autor

Pablo Pellicer

Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Experiencias de dinamización agroecológica, y conocimientos en técnicas de agricultura ecológica, agricultura regenerativa, permacultura y restauración de espacios naturales.

1 comentario

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies